El Colegio san Ignacio, con apellido AO.

Llegué a estudiar a Santiago al Colegio San Ignacio A.O.
La verdad es que la adolescencia me la salté. A los pocos meses de estar allá, quedé junto a mi hermano viviendo solos en una gran familia que decidió acogernos.
Recuerdo de manera confusa esos años. Fueron años difíciles. De mucha pérdida. Como familia debimos separarnos y pasamos muchas penurias económicas. Eran principios de los 80 y los que lo vivieron saben de lo que hablo. Lo bueno fue que dejé de ser regodeón y aprendí a comer de todo.
La capital no fue amable. Pasaba perdiéndome en las micros. Todos caminaban apurados. Los viajes en micro eran todo un desafío. No es fácil subirse siendo estudiante. Tampoco es fácil ser de regiones llegando a la ciudad.
Lo bueno de toda esa época de somnolencia fue el colegio. Al principio lejano, luego gracias a los compañeros cada vez más cercano. La imagen de esos dos campanarios me acompañó cada día. En el tedio de las tardes, eran la imagen de paz.
No sería quien soy sin ese colegio.
Mi profe Jorge Marticorena Zilleruelo y mi profesora de matemáticas miss Perla Moraga supieron ver al joven “chuqui” (así me apodaron mis compañeros) y sacarlo de la tristeza. Le mostraron que era posible otro mundo.
Los amigos fortalecieron la confianza, y aún lo hacen pues a pesar de los años aún tenemos contacto y nuestro inigualable grupo de Wassap.
Y mi colegio me formó a fondo en el sentido de justicia social.
Con orgullo puedo decir que soy Ignaciano y desde ahí empezó a gestarse esta vocación de servicio que por años ha seguido intacta y que he podido compartir a mis estudiantes.
Te invito a escuchar lo siguiente:

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Santiago En Dictadura

Yo estudié la enseñanza media y la universidad en Santiago. Cuando muere mi padre, debemos dejar Chuquicamata y trasladarnos como familia a Santiago. No fue fácil. Te dejo otro breve relato de otro momento que me marcó hondo.
Para leer esto debes escuchar…

Santiago en Dictadura.

Yo no tenía idea. Crecí en el silencio de mi familia: el temor que se repitiera lo de mi tío, que había sido relegado y torturado, hizo que nunca se nos hablara de política y de lo que realmente ocurría en nuestro país. Así que era un provinciano, ignorante, que salía del colegio, ubicado justo a pasos de La Moneda, cuando de repente un carabinero, con caso y escudo, comenzó a golpearme. Lo único que hice fue arrancar para encontrarme de sopetón con el guanaco que me revolcó por la calle con su agua sucia y hedionda.

Mi encuentro con la realidad fue así de traumático y directo. Viví en el Santiago de los 80, de las protestas contra el dictador, el Santiago del miedo, de los desaparecidos, de las violaciones a DDHH. Un Santiago convulso, de allanamientos y falsos enfrentamientos, y de masivas protestas.

Poco a poco fui conociendo la realidad que muchos hasta el día de hoy niegan. Vi las obras del ICTUS, conocí la vicaría de la solidaridad, gracias a los jesuitas pude conocer al Cardenal Silva Henriquez, a Carmen Gloria Quintana y muchos otros que lucharon contra la dictadura. Más tarde conocí a Lorenzo Maire el sacerdote obrero con el que trabajamos y así el testimonio de Pierre Dubois y la muerte de Andre Jarlan.

Todos ellos fueron parte de mi formación y de este anhelo permanente de mayor justicia que llevo en mí. Chuqui me dio la vida, pero Santiago me formó. Por eso apenas cumplí 18 me inscribí para votar y pude ser parte del plebiscito del 88. Votar era necesario, era justo. Valió la pena, caminar por la alameda ese 5 de octubre con el triunfo del NO fue muy reconfortante. Eran tiempos de lucha de colaboración, de menos egoísmo.

Cuando votar importaba

Posted in Sin categoría | Leave a comment

The chosen one

PARA ESCUCHAR MIENTRAS LEES…

 
 

Ya he contado la historia.

Fue a comienzos de año escolar. Por fin dejaba de ser el pajarito nuevo. Habían llegado nuevos profesores al san Luis. Entre ellos, ella. The chosen one!
Estaba en computación haciendo una guía. Se sentó a mi lado derecho, porque al otro costado estaba el profesor más molestoso y bromista del colegio, el Beto Plaza.
Ella empezó a escribir su guía en esos viejos computadores que solo admitían WordPerfect. Para iniciar la conversa le dije apuntando al titulo: “podrías ponerle negrita!”.
Los que la conocen pueden imaginar su rostro. Me miró con fría calma. de arriba a abajo. Con cara distante. Sentí que empecé a empequeñecer. Y esa con voz fuerte dice: “Me carga todo lo negrito”.
(Silencio)
Y de pronto el estruendo de la carcajada del Beto en mi nuca fe tremendo: “Te cagaron negro!”
Así fueron las primeras palabras entre Claudia y yo. Algo ocurrió después de los tres meses que ni le hablé. Tiene que ver con la primera gran batalla que di por los derechos sindicales. Pero eso es otra historia. Por ahora solo celebrar que ya son 19
años casado y una hermosa hija.La Boda

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Nací en Chuquicamata

Chuquicamata

Para leer esto debes escuchar los siguiente: https://www.youtube.com/watch?v=hKr1TJpxw6o

“En la provincia del cobre yo nací, Chuquicamata se llama donde crecí. Viendo la tierra pelada con sus arenas, nadie imagina, que de sus suelos se saca cobre del bueno, que nos da vida. Sí Señor.”. Así cantaba Antonio Prieto cuando yo era chico y la verdad que verlo en la tele cantando de mi Chuqui era todo un orgullo.
Para mi Chuqui era todo. Teníamos buenas casas, una ciudad completamente pavimentada, sin hoyos ni desperfectos, muy limpia. No había supermercados, sino Pulperías en donde con tarjetas se pagaba todo. Un hospital de lujo, que invitaba a recorrerlo por sus pasillos enormes y un casino con dulces muy ricos. Teníamos un centro con una plaza en donde se instalaba un pesebre tamaño humano con animales del interior. Las escuelas a sus lados, la Escuela América en donde estudié y al frente la escuela de niñas A los otros costados la iglesia de la Parroquia el Salvador y al lado de ella el imponente teatro Sindical. Y muy cerca de ello la Verbena y todos los locales que inundaban esa calle elevada de comercio. Pues en Chuqui todo era empinado.
Era un campamento con mucha vida social. Teníamos en el verano la LISODECH con competencias deportivas y recreativas, un gran cine con los éxitos de la taquilla actual, clubes de obreros, empleados y supervisores para divertidos, junto pero no revueltos. Y yo gozaba en mi infancia de cada uno de esos espacios.
Nací hace 50 años en Chuquicamata, hoy ese campamento esta abandonado. Sin embargo, su historia sigue en mi y a través de los que de ahí somos seguirá existiendo.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Cómo salimos de esta?

Sin miedo


Para resolver un problema, sobretodo si es de carácter social, es necesario tener un interlocutor válido para hacerlo. El fundamento básico de la comunicación es la confianza, esto es el reconocimiento del otro como alguien a quien entregar el mensaje y de quien esperamos una respuesta. Maturana lo planteaba con su tesis del amor: la base de la sociedad es el reconocimiento del otro como otro válido en la convivencia. Otro con quien compartimos, convivimos y estamos dispuestos a comunicarnos.

¿Pero cómo resolvemos un problema si no confiamos en el otro?

Chile ha perdido lo básico de la convivencia: las confianzas. La solución a la gran problemática que estamos viviendo, generando un nuevo pacto social, debe venir precisamente de quienes la gran mayoría de los chilenos reconocen como los culpables de esta situación: los políticos. Cuando vemos el nivel de adhesión de los partidos políticos que no representa más del 5% de la totalidad de la población y vemos gran parte de las leyes que se han ido aprobando a su conveniencia o a la medida de lo que el empresariado exige, lo primero que podríamos concluir es que los políticos solo se representan a sí mismos. Y no es un tema partidista, según la última encuesta del barómetro de la política CERC-MORI, el 75% de la población no se interesa por la política y el 58% muestra desconfianza hacia ella.

Por este motivo, mientras el presidente sigue llamando a los presidentes de partidos, que a todas luces no son reconocidos ni validados como interlocutores válidos, las marchas y manifestación siguen congregando más adherentes. La desconexión de la clase política con el sentir de malestar y de protesta de los ciudadanos es tal que no saben como atenderlo. Ayer en menos de un día resuelven algo que era de sentido común haberlo resuelto hace una semana, hoy recién aparecen queriendo bajarse el sueldo, cuando hace años se les critica por el conjunto de privilegios que poseen, aunque no gratuitamente, como que no quiere la cosa su gran propuesta es volver al binominal, así sin más, ya que no pensemos en que su rebaja en la dieta nos va a salir gratis, ya que busca sacar del juego a esos parlamentarios díscolos que revuelven el gallinero y que no los dejan cocinar… perdón, no los dejan llegar a acuerdos.

Sin embargo, el problema no sólo es ése, hoy en día no se sabe quien es el interlocutor. Esta vez no es un grupo organizado con determinadas vocerías que llama la atención y levanta una queja específica, de hecho, aunque el Frente Amplio se quieran atribuir sus vocerías, ellos también están fuera. Hoy son todos con todas las quejas posibles. Son años de abusos que se han hecho en contra de “la gente de a pie”, que han estallado y que se manifiestan espontáneamente en diversos grupos de personas, de todos los estratos, de todos los sectores, son todos aquellos para los que ni la alegría ni los tiempos mejores llegaron, que fueron desplazados mientras unos pocos se beneficiaban sin cesar.
Por eso el llamado a quienes toman decisiones es a que por una vez hagan eso: tomen REALES decisiones. Esto no se va a acabar por cansancio, como hoy me decía un amigo “es cierto que las energías se acaban y podrían terminar las marchas, pero si no se resuelven los problemas ellos van a dejar de marchar, van a descansar y volverán con más fuerzas, pues quien entrena y descansa sale más vigorizado”. Tampoco se va a acabar criminalizando ni encerrando, ni tampoco negociando con el líder, esta vez todos son los líderes.

Esto solo se resolverá en primer lugar si la clase política y dirigente empieza a manifestar clara cesión de sus privilegios en favor de todos, para restablecer las confianzas. Luego si el diálogo es posible con plataformas amplias de participación ciudadana, que asegure su toma de decisiones, por ejemplo, a través de plebiscitos y luego con un reordenamiento de los representantes para que seamos todos los que realmente elijan un nuevo pacto social, que debe ser expresado en una nueva constitución redactada en democracia.

Como sea, la solución solo será posible si atendemos al aforismo que Einstein planteaba: “No podemos resolver problemas pensando (y actuando) de la misma manera que cuando los creamos”.

Joker

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Responsabilidad Política

Comparto mi reflexión de lo que ha sido el frente amplio:

Antes que nada yo soy profe y como tal le enseño a mis alumnos a asumir la consecuencia de sus actos.

Todo lo que hacemos genera consecuencias y la gracia de ser responsable es tener la capacidad de responder por lo que hacemos. Así he actuado siempre y creo que en eso se manifiesta la real libertad: tomar una decisión y morir con las consecuencias de lo que se decidió.

Cuando levantamos el movimiento así lo hicimos. Sabíamos que al protestar nos responderían duro. Y así fue. Varios calladitos perdimos la pega o sufrimos “accidentes”. Pero igual seguimos adelante.
No creo en que alguien tenga el derecho de agredir a otro o que si realiza una acción no asuma las consecuencias de su acto por el motivo que sea.

Por años hemos cuestionado la impunidad. La palabra impunidad viene del latín impunitas, impunitatis (libertad absoluta, desenfreno, exceso que no recibe freno o castigo alguno), y es la cualidad del impunis (sin castigo, indemne), adjetivo con prefijo negativo in- y la raíz del verbo punire (castigar, imponer una pena). Querer hacer algo y no querer recibir castigo es precisamente eso: salir impune.

Por tanto, no comparto lo que ha ocurrido con los diputados del FA. Yo esperaría que asumieran las consecuencias de lo que hacen y no tratar de esquivar sanciones. Y ahí se me cayó la diputada, porque con la misma valentía con que encaró al negacionista de la UDI, debió haber ratificado su coherencia y haber asumido la consecuencia de su acción. Y no querer ser parte de los privilegiados que salen impunes.

Sé que a algunos les molestará mi postura, pero soy profesor y mi deber es educar en torno a principios y no a la casuística. El no a la violencia y el no a la impunidad corre para todos. Por muy despreciable que sea nuestro interlocutor, tenemos derecho a defendernos con la fuerza de la justicia y no de la venganza.

Ya es hora que los diputad@s que solo son 21 de más de un millón de personas que creemos en un proyecto de política distinto entiendan que los problemas de Chile van más allá de sus ombligos. Claramente no han estado a la altura. Y el Frente Amplio es mucho más que estos 21 diputad@s

Posted in Sin categoría | Leave a comment

En campaña (o como ser político sin perder la integridad)

La mayoría de las personas con que hablo en los “puerta a puerta” están hastiados de la política. Hay una historia de unos pocos que se han beneficiado de la política a costa de muchos de los chilenos. Por ello cuando se les entrega el volante se escucha de inmediato, “no quiero saber de ladrones, sinvergüenzas y corruptos”
Algo que he constatado haciendo campaña es que por lo general en las poblaciones no son los candidatos los que entregan su información. Las poblaciones se llenan de brigadistas que recorren las calles llenando de papel las casas. Por eso cuando les contesto a los pobladores: “¡Yo no soy corrupto!”, me miran sorprendidos y dicen “Ahh! ¡Es usted! Perdone yo no lo decía por usted”.
Hay una desesperanza aprendida respecto de la política. Se les ha enseñado a las personas que su voto no importa y que nada va a cambiar. Eso daña la democracia. El principio de la democracia es que somos iguales ante la ley y que cada uno cuenta. Pero también daña a las personas pues sienta la creencia de que hay personas que sí importan y otros que no. Por ello cuando me tratan de corrupto les cuento mi historia. Yo soy ejemplo de que las personas si podemos cambiar las cosas.
Mi profesión es la más bella de todas. Cuando logras aprendizajes en tus alumnos logras que ellos tengan mejores herramientas para enfrentar su vida. La educación cambia las vidas de las personas. Pero no solo he sido profesor, por circunstancias de la vida me tocó junto a muchas personas levantar un movimiento social en contra de la contaminación que generaba el puerto. Logramos que se reconociera el problema y hoy en día nadie cuestiona que hay contaminación y que debe resolverse. También logramos sanciones millonarias para la empresa, cambios en su gestión, mayores restricciones en su funcionamiento, mayores fiscalizaciones, cambio de ubicación del jardín infantil afectado, llegada del tribunal ambiental y otras cosas más. Muchos pagamos un costo personal por lograrlo. Pero a la larga un grupo de ciudadanos fueron capaces de lograr que tanto empresarios como autoridades reaccionaran ante un problema grave para las personas y la ciudad. Toda persona tiene la capacidad de cambiar su historia si es capaz de asumirse como alguien que puede hacerlo.
Ya lograr que alguien se anime a votar es toda una odisea. Pero no son pocas las veces que decididos a votar te preguntan: “Y si voto por usted, ¿Qué gano yo?”

Lamentablemente también se le ha acostumbrado a muchos a recibir algo a cambio del voto. Pero algo mínimo, insustancial. Hay personas que esperan que les den un premio para un bingo y no le aseguren la salud como un derecho. Algunos prefieren una muñeca y no que se le garanticen derechos a los ciudadanos. Por ello cuando les respondo que yo no tengo nada que regalar, no son pocos los que se extrañan.
Un Consejero Regional trabaja en conjunto con el intendente, para fiscalizar sus acciones, aprobar o rechazar las partidas presupuestarias, en el marco de la estrategia de desarrollo regional que se elaborará. Para ello hay que estar informado y hay que atender lo que beneficiaría a futuro a la región. No es un tema de asistencia social, sino un tema de pensar la región que queremos a futuro. En mi caso queremos una región intercultural, una región que se valora de igual a igual con la capital, una región que considera su condición de ser fuente de recursos minerales y energéticos, pero en armonía con un ambiente sano. Y sobretodo comprometido con una mejora en la educación.
Por ello no hay que pensar en lo que cada uno individualmente puede ganar sino en lo que nos beneficia como comunidad. Puede que las personas no me crean, pero creo que al término de la conversación logro afirmar más mi convicción de que necesitamos seguir pensando en plural. La política debe cambiar, si seguimos haciendo lo mismo de siempre no cambiará. Lo mismo de siempre es que muchos se niegan a votar. Por tanto, sea de la opinión que sea, se debe votar.
Quiera Dios que a futuro cambie la política. De nosotros depende hacerlo real.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Nuestra propuesta a CORE

(Tomado de DiarioAntofagsta)

Nosotros marcamos la agenda en Antofagasta con el tema medioambiental. Era un tema prohibido en la ciudad que nosotros colocamos en la palestra. Hoy tenemos un Tribunal Ambiental, un nuevo jardín semillita, las empresas cambiaron su manera de relacionarse con la comunidad y eso es un gran triunfo del movimiento”, indicó.

Respecto a su candidatura al Consejo Regional, señaló que “Dejé de ser vocero del movimiento porque opté por alcanzar la alcaldía y me pareció que lo más sano era no politizarlo (…) A mi me preocupan los temas de región. Los temas de como mejoramos la calidad de vida en la región y en esa visión no me interesa adquirir poder por poder, sino que estar presente donde se toman las decisiones que afectan directamente a los vecinos de la región“.

Profundizando en la labor que espera desarrollar en el CORE, Díaz indicó que “el Core tiene mucho que decir. Tiene una la función que es la fiscalización del Intendente y cuando hemos visto que aquí los intendentes tradicionalmente responden a las órdenes de Santiago en lugar que a los intereses de la región, es porque se necesitan mejores fiscalizadores“.

Mi postura es de mucha convicción, de renovar la política y ponerse al servicio de ella, no de servirnos de ella. No quiero ser yo el eterno candidato que anda por ahí pululando para tratar de ver si agarra un puestito, como pasa con otros candidatos. Yo lo que quiero es aprovechar lo que hemos hecho para poder ponerlo al servicio de la comunidad. Si un conjunto de ciudadanos pudieron logran tantos cambios gracias a un movimiento social, con incidencia en la política podemos lograr mucho más“, añadió.

Respecto a la labor del Gobierno Regional señaló que el aplazamiento de la elección del intendente “nos ha hecho mucho daño porque lo que hemos tenido son funcionarios al servicio del centralismo. El ex intendente que hoy es candidato decía que estaba de acuerdo con nosotros pero no podía hacer nada porque venían las órdenes de Santiago“.

Respecto a la función que desempeñará el Frente Amplio en la región de Antofagasta, Ricardo Díaz indicó que  “El rol que tiene que jugar el Frente Amplio es levantarse como la esperanza de todos aquellos que están descontentos y desconformes. Ha sido un proceso muy rápido que ha tenido costos y hemos cometido errores. Pero sin duda que cuando las nuevas figuras hemos logrado posicionarnos en la política al nivel de la Nueva Mayoría que lleva más de 30 años profitando del Estado, yo creo que es un logro del Frente Amplio“.

Vea la Entrevista

La entrevista

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Hay que votar

El informe del PNUD dice que nuestro país es el segundo a nivel mundial con la abstención más alta. En chile toman decisiones 4 de cada 10 chilenos. Esos 4 son de nivel socioeconómico más acomodados. Quienes no votan son los jóvenes menores de 25 y los sectores más vulnerables, precisamente aquellos que luego no son considerados para incentivar políticas que mejoren su condición.
Chile además es un país desigual. Gran parte de la riqueza del país se la llevan un pequeño grupo de familias acaudaladas. Esta situación genera descontento y malestar el cual se agrava cuando se advierten graves casos de corrupción de algunos de nuestros representantes quienes al parecer desean ser parte de ese pequeño grupo de beneficiados y no propiciar políticas que generen mas equidad y justicia. Al parecer se eligen para servirse y no servir. Los casos de políticos boleteros, de desfalco de instituciones, de impunidad como la que se advierten con Javiera Blanco solo generan más descontento e impunidad.
Una democracia sin participación, con desigualdad y casos cada vez más numerosos de corrupción, es una democracia enferma que requiere cambios para sustentar mayor estabilidad.
La solución es precisamente lo contrario a la enfermedad: ser parte, participar. El secreto de la democracia consiste en que cada uno vale lo mismo que el otro y que el voto de cada uno, independiente de su situación personal, vale lo mismo que el de más acaudalado. Al votar usted vale lo mismo que Luksic. Al votar usted con otros deciden el destino que se requiere para el país. En tal sentido se suscriben las palabras de la oficial de Gobernabilidad Democrática del PNUD en Chile: ”Para fortalecer el sistema democrático y avanzar hacia un desarrollo sostenible, es vital contribuir a que la ciudadanía participe activamente en la elección de sus representantes, y, en el marco de la Agenda 2030, el PNUD está comprometido con promover instituciones inclusivas y que los sectores más vulnerables de la sociedad participen de sus decisiones”.
De nada sirve haber estado en las calles o haber lanzado campañas virales por internet sino se ejerce el poder real con su voto. Al no votar los problemas no se solucionan se agravan. No sea cómplice , vote.

http://t13.cl/231182

Posted in Sin categoría | Leave a comment

¿Deseos o Compromisos?

A fin de año solemos hacer repaso de nuestras acciones y de que tan bien o mal nos fue. Algunos suelen pensar que todo esto se debe a la suerte, los astros o las condiciones que nos tocan vivir. Yo estoy en la vereda contraria. Para mi lo bueno y lo malo no tiene que ver con lo que nos pasa, sino con como reaccionamos y decidimos frente a lo que nos ocurre. Por tanto la evaluación para mi no es sobre lo que nos pasó, sino sombre lo que decidimos.

Por ello es que no creo en los deseos, sino en los compromisos. Si al revisar tu año no eres capaz de reconocer qué puedes mejorar de tus decisiones ni tampoco eres capaz de advertir que se puede fortalecer, de poco habrá servido todo lo vivido.

El tema no es ser exitoso o estar siempre alegre. El real tema es aprender a tener la actitud adecuada para enfrentar lo que se viene. El tema es por tanto asumir compromisos con tu historia, tu contexto, tus cercanos, para que se aprecien buenas decisiones que mejoren a todos. Los deseos solo son ideas al viento, pero los compromisos, ah! Los compromisos son acciones concretas por desarrollar.

Fue un año complejo.

Con un gran equipo de personas decidimos lanzar una alternativa al municipio, desde la ciudadanía. Partimos de cero y logramos concitar la adhesión de miles de personas. Hicimos una campaña con propuestas, no caímos en las descalificaciones sucias, denunciamos lo que había que denunciar y propusimos soluciones a nuestros problemas. No ganamos pero logramos posicionar con fuerza nuestras ideas. Al final mi sensación es que hay que elevar los discursos: la política debería ser capaz de convocar a los ciudadanos y no alejarlos, en la calle sentí que la gente está cansada de la dualidad derechas e izquierdas, sobretodo porque ven que los “políticos” solo se benefician ellos y dejan los problemas reales de lado, quien sea capaz de concretar con el descontento ciudadano que solo provoca apatía, podrá hacer un bien en la ciudad.

Lamentablemente las viejas prácticas del descrédito y la falta de ideas y solo las descalificaciones sigue siendo la tónica. La ciudad no mejorará sino cambia la forma tradicional de hacer política. Y en esa forma tradicional debemos entender que ninguno de nosotros puede plantearse como el poseedor de la verdad, de modo tal que lo convierta en el juez capaz de juzgar quien puede o no puede estar en el equipo. Yo creo que hay que ser capaz de reunir a todos los que se sienten postergados y excluidos de los beneficios de este país y poner etiquetas antes de tiempo solo daña y debilita el propio discurso.

Por otro lado debo pedir disculpas. Terminada la campaña me desaparecí y muchos han preguntado que ocurrió. La ausencia hizo que los amigos de la vieja política se aprovecharan de hablar de crisis y líos en RD , en Unidos y tratar de menoscabar nuestro trabajo. Pero la historia es otra. Durante al campaña como familia nos tocó vivir momentos difíciles. El cáncer de nuevo nos visitó y esta vez mi suegro se nos fue. Comprenderán que no había tiempo ni ánimo para politiquear. Pero pido disculpas a todos los que no sabían y esperaban alguna respuesta.

Sin embargo al sensación de que aún se puede hacer más por la ciudad sigue presente. En lo más personal me sigue preocupando el cáncer y las altas tasas de esa enfermedad que tenemos en la región. Mi sensación es que mientras los políticos siguen peleando entre sí, en el norte seguimos siendo sacrificados para mantener la economía del país. Tenemos grandes déficit en educación y no solo pública, al parecer vivir en Antofagasta brinda menos oportunidades de desarrollo a nuestros jóvenes. La falta de trabajos sigue en aumento, al ser una sociedad que solo depende del extractivismo nos pasa la cuenta. Nuestra ciudad tiene desafíos en lo esencial y nuestros políticos no dan el ancho para tales problemas. Por eso sigo creyendo que hay que convocar a las personas ,a los de a pie, para dar soluciones. Las próximas batallas no son entre derecha e izquierda, sino entre los privilegiados de siempre y los miles y miles de excluidos que aun no son escuchados.

Por eso el compromiso (y no el deseo) es articular conversaciones, conversaciones que incluyan, que congreguen, que unan y que no dividan. Somos tan pocos en nuestra región que da lástima tanta división. Hay que poner los temas centrales en el tapete y descubrir que ante los desafíos se requiere unidad y sentido de equipo. Los caudillos que se queden en la casa, acá importa la ciudad no el apellido.

Así es que la termino del año, solo resta pedir perdón a quienes fallé, cambiar aquellas conductas que generan divisiones y comprometerse a hacer mejor las cosas. La vida es una y de nuestras decisiones depende como se viva.

Posted in Sin categoría | Leave a comment