Es hora

Fin de la cuenta atrás, soundtrack “Ya es tiempo”

Ha pasado una semana recordando. He pasado por diversos momentos de mi vida. La infancia en Chuquicamata, recorriendo sus calles y tratando de siempre estar en los imaginativos juegos de mi hermano. Luego mi adolescencia en Santiago, teñida con todo lo que significó la dictadura y sus momentos finales, en especial desde la óptica obrera que me tocó compartir. Luego mi fe, toda la época de mi pasar por una capilla humilde pero llena de riqueza, con muchas personas a mi alrededor, cada cual formando parte de esa hermosa aventura que fue misionar. Fue en esas correrías en donde se iría manifestando mi vocación: este afán de educar. Por ello recordar el momento justo en que una profesora me desafió a ser educador fue significativo. Finalmente volvía mi historia personal y recordé lo que fue la primera vez que conocí a mi mujer y a mi hija.

Quería repasar todo lo que he hecho, pero como todo recuerdo solo puse lo que han sido los más significativos. No enumere las innumerables derrotas, ni mencione los dolores, ni tampoco enuncié los errores cometidos. Como toda persona he fracasado innumerables veces. Y si bien puedo decir junto a  Silvio que soy feliz, ello no ha sido sencillo ni fácil.


nbsp;

Las vidas no se construyen sobre la base de los cuentos de hadas. Ni tampoco sobre fabulosos golpes de suerte. Todo lo que soy ha sido trabajo y mucho esfuerzo. Nada ha sido gratis. Por ello si eres uno de mis estudiantes y estás leyendo esto no desfallezcas, yo también pasé hambre, también pasé frío, muchas veces estuve los domingos por la noche aburrido y sin ganas de ir al trabajo o a estudiar. Recuerda que mi padre murió cuando yo tenía 14 años y desde ahí tuve que empezar a vivir solo junto a  mi hermano. Tuve que pedir becas, trabajar y más de alguna vez me tuve que tragar las amargas palabras de desprecio de alguien que por darme una propina se creía con el derecho a humillarme. Pasé por todo aquello. Sólo puedo decirte algo: el esfuerzo vale la pena y cuando logres como yo mirar tu vida con satisfacción sabrás que nuevas aventuras vienen por delante, quizás más emocionantes y más desafiantes que las anteriores.

También es momento de mirar atrás y reconocer los errores cometidos, el mal hecho. Recuerdo más de una ocasión en que no he sido el héroe que quisiera, sino más bien el villano. Tuve mis motivos para actuar como lo hice, pero debo reconocer que me equivoqué, y con el paso del tiempo reconozco que quisiera desandar ciertos pasos y evitar ciertos dolores. A todo aquel que he dañado quisiera pedirle perdón y tratar de enmendar el daño hecho.

Sin embargo, también se han dado maravillosos encuentros. Para más de alguno fui un refugio, una palabra precisa, un consejo atinado o simplemente una oreja y un hombro con quien llorar. Creo que han sido más los que he ayudado que aquellos a los  que he perjudicado. Y todo el bien hecho me reconforta. En parte creo que los cientos de mensajes que llegan por mi cumpleaños tiene que ver con ello.

La sola idea de que comparto con muchos el deseo de hacer de nuestro país algo mejor me alienta a seguir cada día. En general me muevo por principios básicos uno es respetar a  todo el que está enfrente mío y respetarle como si fuera un infinito. Por ello es que creo en proyectos colectivos y desde siempre he sido un jugador en equipo. Nada, repito, nada de los que he logrado ha sido por cuenta mía. Siempre ha existido alguien con quien he creado en conjunto algo. En cada momento de mi vida he estado acompañado de muchos con quienes he compartido mis andanzas. Mis amigos de infancia, mis compañeros de colegio, mis amigos de la universidad, la comunidad de la capilla, mis alumnos del san Luis, los cursos del ISMA que acompañé, mis colegas en cada colegio que trabajé, mi equipo de la UST, mis colegas directores, mis estudiantes de educación y ahora el grupo de instructores que me enseñan cada día a entender mejor el mundo minero.

Más aún cuando ahora mis pasos ya no van solos, sino que Claudia y Cristina me acompañan y me desafían  a seguir más y más adelante. El amor de ellas es ya demasiada motivación para continuar sonriendo y si antes llevaba una sonrisa en el rostro cada día hoy es la felicidad del alma la que se me trasluce.

Nunca he estado solo y a todos los que he nombrado y en especial a ti que lees estas líneas, debo agradecerte por tu tiempo y compañía, por mostrarme tus valores y sueños, y por querer compartirlos conmigo. Creo que juntos podemos hacer de este espacio algo mejor. Por mi parte solo me queda animarte a que continuemos juntos a seguir pensando lo que hacemos… en una de esas lo hacemos mejor. ;-).

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Kamsaña. Bookmark the permalink.

3 Responses to Es hora

  1. Fabiola Muñoz Ortega says:

    Gracias, y siga , siga profesor, siga que Dios lo ha creado para eso, educar a tiempo completo y bajo cualquier circunstancia.

    Mi gratitud por haberlo conocido y compartido lo vivido, no hay duda, la Divina Providencia actúa con sabiduría para el bien de la humanidad.

  2. silver price says:

    Las vidas no se construyen sobre la base de los cuentos de hadas. Ni tampoco sobre fabulosos golpes de suerte. Todo lo que soy ha sido trabajo y mucho esfuerzo. Nada ha sido gratis. Por ello si eres uno de mis estudiantes y estás leyendo esto no desfallezcas, yo también pasé hambre, también pasé frío, muchas veces estuve los domingos por la noche aburrido y sin ganas de ir al trabajo o a estudiar. Recuerda que mi padre murió cuando yo tenía 14 años y desde ahí tuve que empezar a vivir solo junto a mi hermano. Tuve que pedir becas, trabajar y más de alguna vez me tuve que tragar las amargas palabras de desprecio de alguien que por darme una propina se creía con el derecho a humillarme. Pasé por todo aquello. Sólo puedo decirte algo: el esfuerzo vale la pena y cuando logres como yo mirar tu vida con satisfacción sabrás que nuevas aventuras vienen por delante, quizás más emocionantes y más desafiantes que las anteriores.

  3. Denis says:

    supertorpe sos lamegor del mundo yo deseo ser como voz cdanuo cresca y ser muy famosa como voz y poder irme a otro barrio y que mi papa tenga el auto que quiere pero somo persona muy umilde de seo tener una casa en capital pero las casas de capital sale mucha plata y no al cansa ano sotros y poder tener una netbuck para mi y poder terminar mi casa pero no podemos y poder conoserte es otros de mis suef1os yo ten por cumplir y voz cual tenes por cumplir yo tengo mucho como poder ablar en portuges y poder tocar la guitarra y pode ir mundo disney

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>