La polémica por los Liceos Bicentenarios (EMHO)

Se ha desatado la polémica por la no aprobación de ningún Liceo Bicentenario en nuestra región. Una vez más la discusión se centra en buscar los culpables, recriminándose unos contra otros, en vez de centrarse en atender a las soluciones a nuestro problema.

La iniciativa del gobierno es proporcionar un colegio de excelencia, con las últimas tecnologías que permita a alumnos destacados mantenerse en un buen nivel educacional. Tal denominación deberá mantenerse en el tiempo asegurando un mínimo de puntajes en el SIMCE. Ahora bien, el proyecto apunta a que se seleccionen alumnos prioritarios, aquellos que por su condición socioeconómica no pueden acceder en forma plena a la educación.

De esta forma al seleccionar a los mejores entre los más necesitados se lograrán mejores aprendizajes. No hay que ser un estudioso para saber que estos liceos deberían tener éxito en sus metas si seleccionan a los mejores. En tal sentido este proyecto del gobierno es altamente mediático, pero ¿será efectivo para la realidad de nuestro país y región?

El promedio de SIMCE de nuestra región es de alrededor de 250 y reconozcámoslo en términos de nivel socioeconómico nuestra región es una de las mejores. Somos una de las regiones con mejores recursos y con peores cifras en educación. ¿Cómo se explica esto? O más bien sería mejor preguntarse, ¿nuestros hijos se merecen esto?

En nuestra región hay escuelas que marcan puntuaciones cercanas a 200 puntos. Son niños que tienen  deficiencias en lectura y en la interpretación de datos. Pero las mejores escuelas de nuestra región están a 6 puntos por debajo  del promedio de las mejores. ¿Qué nos dice esto?

 Hay que mejorar el nivel de nuestra región. A continuación una propuesta de donde poner los énfasis.

El desafío de mejorar la educación en nuestra región se juega en atender en forma rigurosa y sistemática a esas escuelas de las comunas más alejadas del nivel central, específicamente  las de Tal-tal, Mejillones, Sierra Gorda y Tocopilla. Escuelas con una población manejable y que pueden ser eficazmente ayudadas. ¿Por quiénes? Ojalá por universidades que dejen de hacer estudios mediáticos y en busca de postulantes para dedicarse a atender a los más necesitados; por compañías mineras que podrían invertir por concepto de Responsabilidad Social en estas escuelas, de donde vendrán sus futuros trabajadores; y, por último, por nuestras autoridades que en vez de buscar culpables se dediquen a  pensar mejor la educación y ver formas efectivas de encontrar soluciones.

¿Se puede?

Todos los estudios señalan que sí. En nuestra región sí podemos, solo basta que nos pongamos a pensar menos en los culpables y problemas, para enfocarnos más en las soluciones que nuestros hijos se merecen en nuestra región.

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>