Jaime, el peregrino

Jaime y Keila

Ahí está Jaime en una de las primeras semanas de su carrera.

La primera vez que conversé con Jaime supe lo que ocurriría al final.

Yo trabajaba en la universidad como director de escuela y una de mis metas era lograr disminuir la deserción estudiantil. Cuando yo asumí el puesto, la deserción en mi escuela era de un 58%, eso significaba que de los que ingresaban. Este es un gran tema a estudiar. Muchos hablan de la calidad de la educación, pero a veces ni se enteran que en Chile ingresan a la universidad muchos jóvenes, muchos de ellos con créditos y garantías estatales las que se pierden puesto que mas de la mitad abandona la carrera que estudió. Los motivos son muchos: muy mala orientación en enseñanza media, poca información sobre beneficios sociales, mala formación en asignaturas disciplinares básicas, inmadurez de los jóvenes al no saber vivir solos, y muchas otras causas más.

Por ello, la primera conversa con Jaime fue muy preocupante: “yo no quiero ser profe, yo voy a ser piloto y solo necesito estar dos años acá para poder postular”. Cada año conversábamos, él me insistía que no sería profesor y yo trataba de mostrarle las bondades de esta bella vocación y al final de cada año él me decía: ” profe, no me iré este año, pero sí el próximo”.

Fuimos creando escuela. Empezamos a salir a servir a los colegios vulnerables, incentivamos más prácticas en sectores vulnerables, organizamos más actividades culturales y deportivas, fuimos creando una real vida universitaria. Pero por sobretodo me interesaba mucho que mis estudiantes sintieran que eran parte de una familia y que de verdad me interesaba que cumplieran con su vocación.

Jaime participó de todo ello: jugó por su curso, cantó con su guitarra en más de algún acto, le hice recitar, disertar, escribir y leer muchos autores de educación y con el tiempo creo que sintió el amor por la pedagogía. Fue en ese momento en que se me acercó y me dijo: “Profe, he aprendido mucho en estos años y por el amor que le tengo a esta profesión es que debo partir”.

Fue una tarde. Conversamos harto y la verdad es que me dio la certeza de que él necesitaba aprender no solo de pedagogía, sino de educación. Verás, cualquiera que estudie puede sacar el título de  profesor, pero eso no asegura que sea un educador. un educador es un tipo de persona especial, que logra con su vida hacer que otro sea mejor persona. Por eso es que a veces hay excelentes educadores que no han estudiado nada. Pues bien, de nuestra conversa, la última conversa cara a cara, supe que Jaime buscaba esa educación que ya no podían darle las aulas.

Y se fue.

Ha viajado mucho, se fue hacia el norte, a Perú y ya lleva varios meses recorriendo latinoamérica. Hemos seguido conversando y de esos chateos han surgido conversaciones muy interesantes. “podríamos escribirnos, Jaime, y hacer los diarios en chalita, ya que no tienes motocicleta como el Che”.

“Genial, maestro, hagámoslo”

Y bueno, así empieza esta sección que haremos a dueto entre Jaime y yo. Él pondrá las experiencias y yo algo comentaré. Será genial. Así es que te invito pronto a leer lo que le pasó a Jaime apenas se fue de Chile. Mientras un temita ad-hoc (recuerda Jaime avisarme qué tema te interesa poner para tus recuerdos).

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

2 Responses to Jaime, el peregrino

  1. Fabiola Muñoz Ortega says:

    Felicitaciones, me alegro mucho por ti Jaime y por Ud. profe, me quedo un poco con nostalgia al tener que observar aún todavía de afuera las experiencias que tienen los demás en la educación, pero bueno, ya me tocará a mi incorporarme de una forma mas activa en este bello mundo de la educación, de mi palestra lo hago con gusto y gratitud con mis hijas, y aprendiendo de futuros colegas como uds, un abrazo grande a la distancia, y gracias.

    Fabiola

  2. Ahmmed says:

    Hola, Rosa. Disadculpa mi atreadviadmiento si te tuteo de esta manera y me meto donde no me llaadman. Pero queadreda decedradtelo: tu blog es una maraadviadlla. Escriadbes muy bien. Y haces que todo lo que cuenadtas sea iernteadsante. He tenido mucha suerte enconadtre1naddolo por casuaadliaddad y, aunadque por mi edad soy un intruso en este munaddiadllo, me declaro a paradtir de este momento miemadbro de un imaadgiadnaadrio club de fans de tu blog. Quiadze1s algfan deda te canadses de e9l, pero espero que eso sea denadtro de mucho, mucho tiempo. Y no comadprendo cf3mo dices que hay gente que ha huido de ti. Con esa sonadrisa, esa simadpaadteda y ese encanto que he preadsenadciado tanadtas veces en la ETSII, me hubiera gusadtado mucho haberte tenido como comadpaadf1era de clase cuando yo estuaddiaba (y estoy seguro de que a Rory Giladmore tamadbie9n). Graadcias por ser como eres y contarlo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>