Sobre elefantes y antofagastinos.

elefante-sentad-banco

Publicado Originalmente en Diario El Nortero

No sé si usted lo sabe pero el elefante de circo no se escapa porque simplemente cree que no puede escaparse. Ocurre que el mastodonte ha sido criado amarrado desde pequeño al poste y fue así que creció pensando que el poste era más fuerte que él. Con el paso de los años, al ser un adulto, podría perfectamente liberarse, pero no lo hace porque no cree en sí mismo.

Yo a veces creo que mi ciudad está repleta de elefantes. Me explico, acá en mi ciudad vive gente valiosa, gente que ha construido su vida en un entorno difícil, áspero y muy desafiante. Siempre las cosas nos han costado, y la ciudad y su gente ha sabido sobrepasar las múltiple pruebas que se nos han presentado, aluviones, terremotos, por nombrar algunas. El antofagastino es una persona de lucha, de esfuerzo, de sacrificio en definitiva todo un enorme y aguerrido elefante.

Sin embargo casi siempre esa lucha la ha dado solo, sin otra ayuda que sus propias manos. Lamentablemente, cada uno ha crecido luchando sus propias batallas, sin darse cuenta que al lado hay otros que pasan por lo mismo. Es así como la experiencia ha sido desagradable puesto que ante los innumerables problemas, (como el basural, la contaminación, las tasas de cáncer, el mal servicio del hospital, la indiferencia de los afuerinos y tantos otros más) el antofagastino ha crecido con la convicción de que lo van a pasar a llevar y que nada puede hacer al respecto. Igual que el triste elefante de circo.

Si tan solo se diera cuenta de su potencial. El elefante podría perfectamente liberarse. El antofagastino podría perfectamente entender que sus problemas otros los viven y juntos encontrar una solución.

Hoy están sonando muchas voces en Antofagasta, voces que están reconociendo la importancia de pensar en plural y de organizarse para no dejarse llevar. Hay voces nuevas que están invitando a tomar conciencia y más aún a ser parte de la solución. Son voces de elefantes, poderosos y briosos que están reconociendo que son efectivamente elefantes y que mucho pueden hacer.

La invitación es a despertar y entender que somos ciudadanos y que estamos llamados a mejorar nuestra ciudad, por el bien nuestro y de nuestros hijos, debemos entender que somos más fuertes que el palo que nos amarra, que lo normal es que se nos consulte y se nos considere en las decisiones que afectan nuestra calidad de vida y el futuro de nosotros los ciudadanos.

Te invito a liberarte.

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to Sobre elefantes y antofagastinos.

  1. Luiz says:

    Bueno referente a la unif3n de la famiila para socorrer a uno de sus miembros, eso lo tenemos muy arraigado en esta Espaf1a nuestra, yo creo que si no fuera por la famiila y el humor ya habreda habido un alzamiento.Es en otros lugares donde se dice “si hay que echar una mano aqued estoy, pero ya si hablamos de las dos casi no”Saltos y brincos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>