Terminando el año… con la ayuda de mis amigos.

Para leer esto debes escuchar este tema

“Ahora bien, parece extraño, pero las cosas que es bueno tener y los días que se pasan de un modo agradable se cuentan muy pronto, y no se les presta demasiada atención; en cambio, las cosas que son incómodas, estremecedoras, y aun horribles, pueden hacer un buen relato, y además lleva tiempo contarlas. ” (Tolkien, El Hobbit)

Hoy terminé de ver el Hobbit con la Cristi en el cine (teníamos la sala solo para nosotros dos) y la aventura de Bilbo volvió a retumbar en mi mente, como lo hizo cuando leí el libro por primera vez siendo adolescente. Los hobbits siempre me parecieron personajes muy admirables: pequeños seres, cómodos, remolones y para nada osados que son capaces de dar en el momento oportuno dar un salto de valor y coraje que les definirían en el momento. Porque lo importante no es lo que uno hace en lo cotidiano (esas historias no cuentan) lo importante es lo que uno es capaz de hacer cuando las circunstancias se ponen adversas.

Hay seres que ante lo adverso se esconden, otros buscan salir como sea, del modo que sea y a costa de quien sea, y existen algunos pocos que se detienen, miran a  sus seres queridos y entienden que no les queda nada más que actuar y tratar de salir bien parado de la situación. Yo lamentablemente soy de estos últimos. Los que me conocen bien saben que soy cómodo, que atesoro como nada estar en mi hogar tranquilo y que no me agrada mucho tener conflictos con las personas. Soy en el fondo un hobbit (¡y a mucha honra!). Pero…

Inicié el 2014 como cualquier otro año, tenía un buen trabajo, con la familia iba todo bien y al parecer el horizonte se veía muy tranquilo. Si me hubieran dicho en enero que este año me iba a parar delante de un camión con 28 toneladas de concentrado de cobre para impedir su paso junto a un transformer yo lo hubiese desestimado, pues suena como una cosa imposible. Sin embargo así fue.

Captura de pantalla 2014-12-31 a la(s) 18.10.09Ahí estaba yo ese 23 de octubre, tal como lo muestra la foto. Recuerdo que la salir Claudia me pidió que no hiciera ninguna tontera. El año no había sido bueno hasta ese momento, ya no trabajaba en Finning, había armado una consultora con mi amigo Bruno y habían muchas entrevistas pero pocos acuerdos. Y un video que había armado a la rápida una semana antes, se en radiohabía propagado colgándome el feo cartel “este tipo que vive en una región minera y que está contra las mineras” (situación que hizo que muchos empezaran  alejarse de mi para no ver sus proyectos “comprometidos”).Y bueno ahí estaba yo, poniendo unas velas en el puerto para manifestar nuestra disconformidad contra este sistema de acopio que contamina nuestra ciudad. Estaba en eso cuando me avisaron que venían llegando los camiones.masantofagsta Jaime me dijo “van a  pasar” y yo le dije, “no pueden pasar”. Y me paré frente al camión. Tenía mucho miedo (era miedo , Hija , porque el chofer me miraba con poca cara amable y aceleraba el camión, pero como ya te he dicho el problema no es tener miedo, sino que dejarse vencer por el miedo). Sin embargo, pronto fui viendo que apareció alguien disfrazado de un robot al lado mío, “Profe, lo quería conocer, pero supongo que ahora tendremos que parar esto”, y luego esos desconocidos, esos 30 que solo nos habíamos saludado al principio, empezaron ponerse tras de nosotros recuperando el valor y desde ese momento el respeto como ciudadanos.

estepolvoLas cosas luego se pusieron mucho más incómodas y  estremecedoras. Los amigos del colegio médico se preocuparon (y aún lo hacen) de mantenerme informado y con ellos he aprendido mucho sobre el grave problema que tenemos. Conocer el gran daño que tenemos por efecto del cáncer en la región, los riesgos de tener tantas dosis de metales pesados en el  suelo de mi ciudad y por último la triste evidencia de descubrir que efectivamente hay niños contaminados, fueron claves para poder asumir cada vez más un compromiso mayor.

También vinieron las amenazas, los insultos y los intentos por ridiculizarnos. Y con al ayuda de mis amigosaparecieron los antagonistas, que lamentablemente aparecieron del lugar menos esperado: el GORE. Los políticos, los  pequeños operadores de siempre, usaron todas las estrategias de la vieja política para minimizar nuestro impacto: son alarmistas, tiene intereses ocultos, los financian fuetes misteriosas. Sin embargo cada golpe bajo que intentaron darnos solo nos hicieron más fuertes.

valientesFuimos unos 10 los de la idea de vitalizar un video. Eran unos 30 los que se habían reunido para la velatón, todos nerviosos y asustados. Y poco a poco fuimos creciendo y uniendo voluntades que bajaron sus diferencias pues sabían que estábamos ante un enemigo grande y poderoso. Sin embargo, como lo dice el tema “con la ayuda  de mis amigos, todo es posible”. Y así fue que hicimos cuatro grandes marchas convocando a cientos de antofagastinos en el peor horario posible (¡¿quién marcha un domingo por  la tarde?!).

con fdoHan sido tres meses agotadores. Reuniones para planificar nuestras acciones, discusiones, denuncias, otras discusiones, entrevistas, más discusiones, visitas a radios, marchas y adivina qué.. otras discusiones más. Pero lo mejor que dejan son la posibilidad de conocer  agrandes personas que comparten una misma visión: una ciudad limpia, respetada, valorada. Personas muy valiosas que son capaces de dedicar parte de su día por el bien de todos. megaSin ellos nada de esto hubiese sido posible. Por eso es que hoy les agradezco y les dedico este tema que al inicio te pedí tocar.

Hoy la historia es muy distinta. Ahora somos populares (y los amigos que se habían alejado al principio ahora aparecen para ayudar). Ya nadie se atreve (como lo hizo el ministros medio ambiente) a dudar de la contaminación. Ya nadie (bueno si excluimos a los amigos periodistas que trabajan para las grandes empresas mineras y portuarias) duda que esos métale espesados dañan la salud de las personas. Y tristemente ya nadie puede negar que tenemos personas afectadas por esta situación.

douglas y jean“¿Qué hizo, profe, para lograr tanto impacto?”. Me han preguntado más de una vez. La respuesta es sencilla: solo nos motiva la necesidad de cuidar a los nuestros. Hay una empresa que quiere ganar más dinero a costa de nuestra salud y los antofagstinos este año aprendimos que eso ya no es tolerable. Acá no se trata de ser más popular o de cuidar la imagen (como lo han hecho los políticos que dicen ser líderes), para nosotros no se tarta de aparece en la foto “como si” estuviésemos dando una solución, tampoco nos interesa mantener el conflicto “para seguir saliendo en la tv”. Acá simplemente se trata de que nuestras familias, nuestros hijos e hijas están en peligro y debemos cuidarlos. Nada más.

con la minsitraPor eso es que le ha ido tan mal a nuestros antagonistas, pues todo el oro que puedan ofrecer no alcanzan a pagar lo que significa para mi y para nosotros la salud de nuestros seres queridos. Eso lo recordé hoy cuando le dicen a Bilbo esa frase hermosa: “Si muchos de nosotros dieran más valor a la comida, la alegría y las canciones que al oro atesorado, este sería un mundo más feliz.”

Captura de pantalla 2014-12-28 a la(s) 22.11.16#EstePolvoTeMata termina el año posicionándose como uno de los movimientos con mayor impacto en Antofagasta. Más que alegría es una responsabilidad, pues aún no logramos detener la fuente de contaminación. Por eso, en estas fechas es bueno reconocer todo el apoyo logrado. Sin embargo tenemos certeza que el desafío sigue siendo muy grande, por eso es que quiero mantenerme tranquilo y retomar la analogía de los hobbits. No queremos perder el horizonte, somos ciudadanos luchando por ser respetados y valorados, nada más que eso. Podemos hacer grandes cosas, sin embargo siempre será bueno recordar lo que le han dicho a Bilbo al terminar su aventura:

  • “Te considero una gran persona, señor Bolsón, y te aprecio mucho; pero en última instancia ¡eres sólo un simple individuo en un mundo enorme!” – Gandalf a Bilbo

Un gran abrazo a todos y les veo en nuestra próxima acción, que esto solo se acab cuando terminemos con la fuente de contaminación. Todo esto solo es posible con tu ayuda:

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

One Response to Terminando el año… con la ayuda de mis amigos.

  1. Pingback: #Estepolvotemata: la gran marcha | Kimniekan

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>