San Luis y el ISMA

El San Luis y el ISMA

Esto debes leerlo escuchando:

 

Llegué al San Luis porque unos cabros malos le habían hecho la vida imposible a una Profesora de filosofía. Yo estaba recién egresando y no tenía más de 22 años. Dejé todo en Santiago.
Y me hice antofagastino.
En el San Luis crecí como profesional. Los jesuitas siempre me acompañaron y me exigieron y me formaron. Con mis colegas fuimos creciendo con los años y conformamos una familia que aún persiste cuando logramos reunirnos.
Fortalecí el compromiso social e hice mi aporte al San Luis: me toca implementar los trabajos de fábrica dado que yo mismo los había vivido como estudiante en mi colegio, con otros soy culpable de las pruebas de síntesis y de la coordinación de jefaturas. Hice de todo: Mej, cvx, pastoral, utp, orientación, academias, equipo de gestión.
Pero lo mejor eran las carreras con los carros de supermercado entre el Benja y Yo, con varios alumnos empujándonos o los actos de fiestas patrias organizados por los cuartos medios en que llenamos el escenario cantando el “todos Juntos” de los Jaivas. Incluso he sido uno de los pocos profesores del San Luis y del Isma. Si me pagan les digo donde está el túnel.
Pero lo mejor fue mi relación con mis estudiantes. La mística aún sigue y se mantiene.
Deje de ser el “chuqui” y me transforme en el “pájaro”, y el San Luis y el Isma me dieron alas para seguir volando.
Con los colegas del San Luis

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>