La Ossa.

Fue un día extraño. Iba camino al trabajo, a mi pega en la Unidad de Asuntos estudiantiles de la Universidad José Santos Ossa y al llegar nos dimos cuenta que la Universidad ya no existía.
La “Ossa” fue un gran proyecto universitario que se inició el año 1985 como Instituto Profesional y que derivó más tarde en un interesante proyecto universitario regional. Nunca se había visto con tanta fuerza, como en esa casa de estudios, un logo hecho realidad: “Humanitas et Vita”.
La vida cultural que albergó “la OSSA” fue algo inigualable por las otras universidades locales. Constantemente “la OSSA” desarrollaba conversatorios con personalidad de nivel nacional y local que estimulaban la discusión y reflexión académica. Sin duda que el trabajo hecho por Patricio Jaradestacó en gran manera. Pero también lo hacían los grandes académicos que por ahí transitaban: Alberto Beckers, Huberto Plaza, Jorge Stavros, Adriana Zuanic, Patricia Bennett, Juan Carlos Quijada, Ernesto Rodriguez, Patricio Peñailillo, Branko Marinov, Juan Ramón Leal, Maria Teresa Ahumada, Ximena Silva, Cristina García, Alejandro Jimenez, Julio Morales y tantos otros con quienes compartimos entretenidísimas charlas.
Mi paso por la Ossa fue inesperado. Yo estaba trabajando en el Colegio San Luis y en el Colegio Antonio Rendic. Pero en este último colegio no estaba tranquilo. Había un inspector que no soportaba que yo no usara corbata y por ese detalle me hacia la vida a cuadritos. Así que cuando me ofrecieron ir a trabajar a la Ossa, en apoyo de don Eduardo Ibarra en Asuntos Estudiantiles, no lo dudé. Además que desde años que admiraba el trabajo de la Universidad en el área de Extensión. Así es que me incorporé justo el año en que se abrieron las pedagogías en Inglés, Lenguaje e Historia.
Como en todo buen lugar lo pasé muy bien y aprendí harto. Hicimos un círculo de filosofía. Enseñé Latín. Hice convenios con el cine y un boletín cultural para los estudiantes. Aumentamos los torneos deportivos. Y por sobretodo tuve grandes conversaciones con todos esos destacados docentes. ¡Daba gusto ir a trabajar a la Ossa!
Lamentablemente todo terminó el año 2005, cuando la Universidad no pudo lograr su autonomía y fue vendida a otra universidad. Algo que supongo que ocurre solo en este país que endiosa al mercado por sobre todo incluso la educación. Recuerdo que hubo mucho dolor y pena por el fin de este proyecto (pueden ver el documental adjunto).
Y así fue como la región se farreó un tremendo espacio de quehacer universitario e identitario.
Debes ver esto:
Huachos de Alma Mater
YOUTUBE.COM
Huachos de Alma Mater

 

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>