El Director

Fueron tres años cesante. El movimiento social había dejado una huella compleja en lo familiar. Mientras postulaba a alcalde salió un concurso público y me inscribí en el portal de directores, puse mis antecedentes y opté por la Escuela Italia. Los números no se veían bien, pero estaba seguro que podía ser un aporte y mejorar los niveles de aprendizajes que mostraba. Fue en marzo del 2017 que ingresaba como Director a la escuela, con un contrato por alta dirección publica por 5 años.
Puede ser una imagen de al aire libreCada vez que teníamos un acto en la escuela Andrés, el encargado de la música, ponía temas mientras se iban formando los cursos. Casi siempre ponía a la Mon Laferte y todos, te digo todos, los 800 niños y niñas, cantaban las canciones. Era algo que siempre me gustó de mi escuela. Mis estudiantes se veían felices.
Cuando llegué a la Escuela Italia, lo primero que me impactó fue lo gris que era. Una escuela debe ser un espacio estimulante que incentive el aprendizaje y que por sobre todo se transforme en un lugar seguro en que todos los niños se sientan integrados.
Había muchas cosas por mejorar. Los baños de los profesores y de los niños no era dignos. La biblioteca era lejana Las clases eran un misterio en torno a lo que ocurría ahí. Poco a poco fuimos cambiando y los profesores y profesoras fueron confiando. Hemos tenido desencuentros, pero también han sido más las instancias de encuentro.
Vino la pandemia y nos pilló a todos desprevenidos. Pero fueron los profesores, las asistentes y todos los profesionales de apoyo quienes entendieron que los niños y niñas no podían quedar solos. Fueron los apoderados los que entendieron que debíamos apoyar a las familias con menos recursos. Y así fue cómo nos organizamos para ayudarnos unos con otros. Y así nos hemos manejado todo este tiempo, hoy la escuela es una comunidad en donde todos importan y nadie falta. Y yo estoy orgulloso de mis niños y niñas, tienen una riqueza tremenda. Ya volveremos a estar todos en la escuela y juntos cantaremos a la Mon Laferte para luego seguir aprendiendo.
¡Como extraño los actos con mis niñ@s!
Puedes oír lo que cantábamos…

Me gusta
Comentar
Compartir

 

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>