Feliz navidad! reflexiones de navidad

Para leer esto debes escuchar esto: https://www.youtube.com/watch?v=IsLt8E_EZ9c

A veces hace bien detenerse en medio del ajetreo, pararse “al lado del camino” y mirar con prudencia lo que se ha hecho y lo que está por hacerse.

Hace 43 años estaba en Chuquicamata junto a un árbol hecho de alambres y guirnaldas esperando ansioso al viejito pascuero para que me trajera el Halcón Milenario que todos los niños queríamos. El viejito no ganaba lo suficiente y solo llegaron unas figuritas con las que igual jugué entusiasmado y una de ellas al menos sigue colgada del árbol de pascua al día de hoy.

Hace 37 años las cosas no iban bien, no fue una buena navidad. Hace unos dos meses papá había muerto y la verdad es que el dolor no lo acallaron las campanas navideñas, menos cuando nos habían avisado que debíamos dejar nuestro Chuqui querido pues ya nada teníamos que hacer ahí.

Hace 29 años yo estaba viviendo en santiago, terminando mi carrera como profesor de Filosofía. En la tarde recorrimos la villa O´Higgins entregando los regalos que nos conseguimos con la vicaría para los niños del sector y nos disponíamos a celebrar con Victor y su Familia, quienes me habían acogido en su hogar como pensionista universitario.

Hace 22 años ya estaba trabajando en el Colegio San Luis. Había conocido ala Claudia con quien empezábamos a congeniar luego de una gran negociación colectiva que tuvimos con los curas. Yo era dirigente sindical. ¡Habíamos ganado! Aún no sabíamos lo que nos costaría esa negociación, pero valió la pena. ¡Conocí a la Claudia!

Hace 16 años la navidad cambió su significado. Esa noche junto al árbol tenía a mi pequeña hija, la Cristina en mis brazos. Tenía tan solo 19 días y ya sabíamos que la vida cobraría un nuevo significado. Debo declarar que desde que he sido padre he tomado más riesgos que nunca.

Hace 7 años las cosas de nuevo no iban bien. El movimiento ambiental había significado dos años cesantes (iban a ser 3 pero aún no lo sabía) y la verdad es que esta vez no había ni para los regalos. No importó mucho, nos teníamos como familia.

Hace 1 año estábamos esperanzados. Se había ganado las primarias, con mucho susto, pero se había logrado, ahora a prepararse porque venía la real campaña. ¿Podríamos hacerlo con la pandemia? Todo era incierto ese día.

Siempre he tenido la tradición de pararme a evaluar el año al lado del arbolito. Las luces permiten evocar los recuerdos y a veces entre un destello y otro aparecen rasgos de los que podría venir. He tenido buenas navidades, cuando era niño y me llegaron las figuritas star wars o la primera navidad con mi hija en brazos (lo cual es infinitamente más hermoso que un regalo). También he tenido malas navidades, como cuando murió mi papá o cuando estaba cesante por culpa del movimiento social. La vida tal como las luces navideñas a veces se enciende y a veces se apaga.

Como sea, siempre he creído que independiente de las circunstancias la felicidad depende de uno. Aclaro eso sí que mi concepto de felicidad puede ser distinto al tuyo. Verás, para mí la felicidad es la actitud que has de tener con lo que te ocurre. No dejarte vencer por las circunstancias, ni tampoco embriagarte del éxito pasajero. La actitud es la misma: gozar y agradecer el día a día, como sea que venga.

Hoy me toca celebrar esta navidad siendo gobernador y la verdad es que ahora entre los destellos del árbol navideño me preocupan y me ocupan las lluvias de Alto El Loa y Atacama la Grande, me ocupan las casas sin agua ni luz, me ocupan todos aquellos que aún no encuentra pega. La gente que aún se nos muere de cáncer. Son deudas que tenemos que subsanar, esas entre muchas otras. Pero también sé que tenemos muchas oportunidades para resolverlas. ¡Hay tanta riqueza en esta región que podríamos ponerla al servicio de todos!

Y en esto tú juegas un gran rol. Yo no sé si te has dado cuenta, pero tu trabajo en esta región es muy importante. Cada vez que levantamos un proyecto y logramos que tenga RS se abre la esperanza para muchas personas. Cada vez que logramos que todo esté bien para que el CORE vote, aceleramos las soluciones y cuando haces seguimiento de esos proyectos y resguardas que todo se haga a tiempo y con prolijidad, le das un respiro a quien no lo está pasando bien. Eres importante en el gran esquema de la vida. Tus batallas y tus quehaceres impactan en la felicidad de otros y otras.

Por eso hoy, desde acá, desde mi árbol navideño, quiero enviarte estas palabras. Abraza a tu familia, cuida a los tuyos, disfrútalos. Si estás pasando por un mal rato, ten la certeza que esto pasará. Y si lo estás pasando muy bien también ten la certeza que esto también pasará. Al final del día lo único que nos queda es saber que vamos haciendo bien las cosas y que podemos estar en paz con nuestra familia pues hemos hecho lo imposible para mejorar la vida de otros.

Un gran abrazo y que tengas una feliz navidad, con cariño de este profesor.


 

About rdiaz

Profesor de Filosofia, especialista en educación y por ahora trabajando en andradgogía.
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>